Mejorar el arranque y el rendimiento de Windows

A veces, después de un tiempo instalando aplicaciones, notamos que nuestro PC  baja el rendimiento siendo más lento cargando y menos funcional. Windows, proporciona algunas funciones, para mejorar el rendimiento en el arranque sin necesidad de ninguna aplicación externa. Esta opción es válida tanto para Windows XP, Vista, 7, 8 y 10. A partir de Windows 8, podemos encontrarnos alguna pequeña discrepancia para llegar a esta función pero no es complicado.

Para empezar pulsamos la tecla WIN y R a la vez, saliéndonos la siguiente ventana en la que tecleamos, msconfig y le pulsamos a aceptar.

Imagen de msconfig
En la siguiente ventana, nos interesan dos pestañas: Servicios e Inicio de Windows.

Editando los servicios

Configuración de arranque de los servicios de Windows

Primero empezamos por la de servicios. En la parte inferior, pulsamos sobre la casilla “Ocultar todos los servicios de Microsoft”. Esto, oculta como dice todos sus servicios que van con la instalación de Windows por defecto, el cual si los desconocemos y los deshabilitamos, algunos servicios como el de impresión pueden dejar de funcionar correctamente.

El resto que nos queda, son servicios de aplicaciones que hemos instalado desde la instalación de Windows. De este modo, podemos seleccionar los servicios que queremos que arranquen con nuestra máquina.

Nota: Si nuestro PC es un portátil y si deshabilitamos alguna opción de estas y reiniciamos, podemos ver que algunas funciones como subir brillo o complementos del portátil, no funcionan o no lo hacen de forma correcta. Si esto es así debemos volver a esta pestaña, habilitarlo y volver a reiniciar.

Editando el Inicio de Windows

En la pestaña de Inicio de Windows, nos podemos encontrar una pequeña diferencia. Si estamos en Windows XP, Vista o 7, encontramos que nos sale una lista de aplicaciones habilitadas o inhabilitadas. En Windows 8 y superiores (por ahora hasta el 10), tenemos que darle a “Abrir administrador de tareas”, en el que nos sale la lista mencionada anteriormente. Si estamos en Windows 8 o superior, antes de pasar a esta pestaña, debemos aplicar los cambios y luego entrar en esta ventana.

En la ventana de Inicio de Windows, nos encontramos con las aplicaciones que arrancan al encender el PC. Para modificarlo, solo tenemos que pulsar sobre la aplicación con botón derecho y deshabilitarla.Opciones de Arranque de Windows

De este modo, dejamos aplicaciones esenciales que usemos normalmente, en mi caso, solo dejo el antivirus como antes. El resto de aplicaciones tendremos que arrancarlas manualmente para utilizarlos.

Por último reiniciamos nuestro PC y debemos de notar mejora en su arranque y rendimiento.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *